Noticia

7 Ago

Hernia de hiato laparoscópica. ¿Un reto quirúrgico?

El diafragma es un músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal, teniendo también una función respiratoria importante ya que permite el vaciado pulmonar. Debido a la alteración del hiato diafragmático (orificio que permite el paso del esófago al estómago) se produce la protusión de la parte superior gástrica hacia el tórax desencadenando la aparición de la hernia de hiato. En condiciones normales, el ácido gástrico no refluye del estómago al esófago pero en este caso, al existir dicha protusión, se produce el ascenso del ácido condicionando la aparición del reflujo gastroesofágico.

HERNIA DE HIATO

Se estima que entre un 20% y un 30% de la población podría tener hernia de hiato, y como consecuencia se produce la aparición de reflujo gastroesofágico. La sintomatología descrita por los pacientes es acidez, dificultad para tragar y respirar, mal aliento, tos seca así como nauseas y/o vómitos o asma bronquial entre otros.

Las causas que la provocan son múltiples, adquiriendo un papel importante la predisposición genética (defecto congénito). El riesgo de presentar hernia de hiato aumenta con la edad, siendo más común en pacientes mayores de 50 años. La obesidad, el estreñimiento o vómitos repetitivos condicionan un aumento de la presión intraabdominal pudiendo debilitar la membrana diafragmática y con ella la aparición de hernia de hiato. El tabaco, la ascitis o padecer bronquitis también son factores desencadenantes.

Hay cuatro tipos diferentes de hernia de hiato:

  • Tipo 1: hernia por deslizamiento.
  • Tipo 2: hernia puramente paraesofágicas.
  • Tipo 3: hernia de la unión esofagogástrica y fundus.
  • Tipo 4: además del estómago se hernian otras vísceras.

En algunas ocasiones pasan de forma asintomática, siendo diagnosticada tras realización de pruebas de imagen como radiografía de tórax, tránsito gastrointestinal así como en endoscopia digestiva alta. Cuando el paciente en consultas nos describe los síntomas típicos de la enfermedad (ardor, pirosis, dolor torácico de causa no cardiaca, dolor epigástrico así como hinchazón abdominal) en nuestra unidad de cirugía esófago-gástrica HLA Vistahermosa tenemos protocolizado la realización de diversas pruebas diagnósticas entre las que encontramos analítica sanguínea, endoscopia digestiva alta con toma de biopsias, tránsito gastrointestinal así como la realización de una pHmetría y manometría esofágica.

Si el paciente se encuentra asintomático, no necesitará tratamiento pero si revisiones periódicas con endoscopia digestiva alta con posibilidad de biopsia para descartar complicaciones a largo plazo. En el caso de que sea sintomática, en nuestra unidad de cirugía esófago-gástrica iniciamos el tratamiento con medidas posturales e higiénico – dietéticas que en un porcentaje considerable de los casos mejoran la sintomatología. Entre las medidas conservadoras iniciales encontramos la administración de medicación antiácida (inhibidores de la bomba de protones o anti H2), evitar factores de riesgo como el tabaco, ingesta de alcohol o café, recomendación de pérdida de peso, racionalizar la comida diaria en tomas pequeñas así como medidas posturales con elevación del cabecero de la cama a 45o para evitar el ascenso del ácido gástrico y por tanto los síntomas nocturnos.

Entre las indicaciones de tratamiento quirúrgico encontramos:

  •  No respuesta al tratamiento médico. Generalmente existe control del ardor con medicación antiácida pero en ciertas ocasiones las regurgitaciones nocturnas conllevan otro tipo de complicaciones como son las broncoaspiraciones de repetición, neumonías, etc… que condicionan evolución tórpida y necesidad de tratamiento quirúrgico.
  • Hernias de hiato gigantes que condicionen la protusión, no solo gástrica, sino también de otras vísceras abdominales, con la posible torsión, volvulación o incarceración visceral.
  • Problemas esofágicos tales como esófago de Barret, úlceras y/o sangrados.
  • Decisión de tratamiento quirúrgico por parte del paciente.

La técnica gold standard será la realización de una funduplicatura de Nissen con cierre de los pilares diafragmáticos. En nuestra unidad de cirugía esófago-gástrica HLA Vistahermosa, con unos protocolos comunes y una amplia experiencia en cirugía laparoscópica contrastada, llevamos a cabo el procedimiento de forma mínimamente invasiva, mediante la realización de pequeñas incisiones, que condicionen menos dolor postoperatorio y una recuperación más temprana. La intervención consiste en devolver el estómago a la cavidad abdominal con posterior cierre del diafragma y realización de una corbata en la porción superior gástrica como medida antirreflujo.

Captura de pantalla 2019-08-07 a las 11.06.23

Gracias a la realización de la técnica quirúrgica vía laparoscópica, el paciente presenta menos dolor postoperatorio, con tolerancia precoz para alimentación vía oral, permitiendo una mejor adaptación de la imagen corporal por parte del paciente.
En el postoperatorio inmediato el paciente no requerirá la medicación que tomaba previamente para dicha patología, teniendo la técnica quirúrgica un éxito a medio/largo plazo por encima del 90% de las intervenciones realizadas.

Para concluir, sabemos que la hernia de hiato es una patología relativamente frecuente en la sociedad y en nuestra unidad de cirugía esófago-gástrica HLA Vistahermosa, con amplia experiencia en la reparación herniaria laparoscópica, ofrecemos una amplia gama de tratamientos, ofreciendo al paciente la mejor opción terapeútica en función de su sintomatología y comorbilidad, siendo la funduplicatura de Nissen con cierre de pilares diafragmáticos la técnica quirúrgica con mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2013 Cirugía Vistahermosa.
WhatsApp chat